El proyecto A-porta toma forma en Catalunya de la mano de Confavc, como una experiencia de réplica de la red de vecinos francesa Voisin Malin.